Sugerencias instantáneas: mejorando la usabilidad de los buscadores

Todos los días utilizamos al menos un motor de búsqueda para acceder a la información que necesitamos en la Web. Sin embargo, el uso diario no nos convierte en buenos buscadores. Para llegar al resultado indicado hay que escribir la consulta indicada, y esto requiere de un dominio del idioma que no siempre podemos cultivar. El experto en usabilidad Jakob Nielsen brinda un diagnóstico feroz:

«Ciertamente, sería bueno que las escuelas les enseñaran mejor a los niños cómo realizar búsquedas. Pero no tengo muchas esperanzas, ya que la mayoría de la gente tiene las habilidades literarias de un oso hormiguero (iba a decir “un chimpancé”, pero estos animales son demasiado inteligentes para mi metáfora). Que te salgan palabras nuevas y variadas de la cabeza no era una habilidad de supervivencia para los cazadores de la era del hielo, y por eso, en la actualidad, la mayoría de la gente no puede inventar buenas consultas sin ayuda».

En vista de esta realidad, muchos buscadores empezaron a incorporar herramientas asistivas para que el usuario llegue al mejor término posible. Las tres principales, que podríamos englobar con el término «sugerencias instantáneas», son las siguientes:

  • Autocompletar. Tras escribir los primeros caracteres del término de búsqueda, nos aparece una lista de palabras de uso habitual que empiezan con las mismas letras. Así, si la palabra es muy larga, podemos hallarla en la lista y elegirla de un clic, ahorrándonos el trabajo de seguir tipeando. Esto es especialmente útil en dispositivos táctiles, donde escribir requiere de un esfuerzo mayor. Además, para todo tipo de formularios, los browsers guardan una lista con los términos ya ingresados por el usuario en cada campo, de manera que, por ejemplo, no tenga que escribir su dirección de email y su contraseña una y otra vez.
  • Autosugerir. Al ingresar un término de búsqueda, nos aparece una lista con términos relacionados, que no necesariamente empiecen con los mismos caracteres. Por ejemplo, si en una tienda online escribimos «bicicleta», nos pueden aparecer sugerencias como «ruedas de bicicleta», «asientos de bicicleta», «bicicletas usadas», etc. Algunos buscadores, como Google, incluso detectan errores de escritura y ofrecen términos de búsqueda corregidos.
  • Resultados instantáneos. A medida que ingresamos un término de búsqueda, se van cargando directamente los resultados, que se modifican de acuerdo a cómo se vaya completando la frase.

Próximamente veremos en qué casos es adecuado implementar cada una de estas herramientas, o incluso combinarlas.